Las zapatillas de deporte se remontan a mucho tiempo atrás. A fines del siglo XVIII la gente usaba zapatos con suela de goma llamados  "plimsolls" , pero eran bastante toscos, ya que no había ni pie derecho ni pie izquierdo.

Alrededor de 1892, la US Rubber Company presentó zapatillas  de goma más cómodas, con tapas de lona, llamadas Keds. En 1917 estas zapatillas comenzaron a producirse en masa. Recibieron el nombre de zapatillas deportivas porque eran tan silenciosas que una persona que las usaba podía acercarse sigilosamente a alguien sin que lo advirtiera inmediatamente.

 

Ese mismo año Marquis Converse produjo el primer zapato hecho sólo para baloncesto llamado Converse All-Stars. En 1923 una estrella del baloncesto de Indiana llamada Chuck Taylor respaldó los zapatos y se hicieron conocidos como Chuck Taylor All-Stars. Estas son las zapatillas de baloncesto más vendidas de todos los tiempos.

 

Las zapatillas se volvieron internacionales en 1924. Fue entonces cuando un alemán llamado Adi Dassler creó una zapatilla que nombró en su honor "Adidas". Esta marca se convirtió en el calzado deportivo más popular del mundo. La estrella de la pista Jessie Owens usó Adidas cuando ganó cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de 1936. El hermano de Adi, llamado Rudi, puso en marcha otra famosa empresa de calzado deportivo: Puma.

 

Durante la primera mitad del siglo XX el calzado deportivo se usó principalmente para practicar deportes. Pero en la década de 1950, los jóvenes comenzaron a usarlos como artículos de moda. Incluso los adolescentes siguieron esa moda después de ver a James Dean en zapatillas de deporte en la famosa película Rebelde sin Causa.

 

Sin embargo, la venta de zapatillas realmente despegó en 1984 cuando Michael Jordan firmó un contrato para usar zapatillas Nike llamadas Air Jordans, las zapatillas más famosas jamás fabricadas. Incluso después de que Jordan se retiró de la NBA sus zapatillas continuaron siendo las más vendidas.

 

A medida que competían empresas como Nike, Reebok y  Adidas, cambiaron la apariencia de las zapatillas, agregaron colores más llamativos y eliminaron los cordones. Se empezaron a producir zapatillas para todos los deportes incluído caminar, andar en patineta o hacer cualquier tipo de entrenamiento.

 

Las nuevas tecnologías fueron aportando características a su rendimiento. El Air Force de Nike usó pequeñas bolsas de gas para crear una mejor amortiguación, mientras que Reebok introdujo el aire bombeado en las zapatillas para que calzaran mejor ajustándose al pie. Pero las sorpresas de las zapatillas continúan: Spira Footwear, por ejemplo, ha construído un resorte en las suelas para reducir la tensión del pie. Por supuesto, estas innovaciones hacen crecer el precio de venta de este tipo de calzado.

 

El uso de las zapatillas se ha vuelto tan popular que hasta en ocasiones especiales como bodas o fiestas formales se las ve combinadas con los atuendos más lujosos. Son un producto totalmente versatil que ya a nadie le asombra ver personalidades famosas llegar a importantes eventos con trajes de gala y calzados con zapatillas deportivas.